Día del Teatro Rioplatense

En el mes de octubre se rinde homenaje a la labor pionera de José Juan "Pepe" Podestá, celebrando el Día del Circo y del Teatro Nacional Rioplatense.

Nacido el 6 de octubre de 1858 en Montevideo, Uruguay, fue integrante de una célebre familia de artistas, creador del Payaso Pepino el 88 y Juan Moreira, entre otros personajes, fue precursor del teatro argentino, animador y director de la Compañía de los Hermanos Podestá, en la que descollaron sus hermanos Gerónimo, Juan, Antonio y Pablo, base de una larga y talentosa dinastía circense-teatral.

La familia Podestá recorrió con su carpa itinerante los pueblos cercanos a Montevideo y más tarde cruzaron a la Argentina donde se presentaron en diferentes poblaciones de la provincia de Buenos Aires con gran éxito.

En 1886 en la ciudad de Chivilcoy, la compañía estrenó el drama criollo Juan Moreira, considerado el primer drama argentino e inicio del teatro rioplatense.

Para desempeñar el papel protagónico fue contratado el payaso, acróbata, guitarrero y jinete uruguayo José (Pepe) Podestá. Era conocido en nuestro medio bajo el apodo de Pepino el 88, debido a que en su traje de payaso exhibía un parche con lunares que parecían dos ochos.

Con el correr del tiempo, Pepe Podestá mejoró los diálogos de la novela y completó el argumento con nuevas escenas y personajes y también con danzas y música adecuada.

Los improvisados actores y actrices circenses obtuvieron con la obra, un gran éxito, que luego repitieron en Buenos Aires. En el año 1901, los hermanos Podestá contaron  con una sala estable: el teatro Apolo.

Juan Moreira gustó mucho al público, por cuanto su espíritu satisfacía el sentir de nuestro medio, al encarnar al héroe romántico, modelo de la hidalguía criolla, siempre dispuesto a defender a los humildes y castigar a los osados.

Cuentan que la identificación que “Juan Moreira” generaba sobre la humilde población rural fue artífice de dos perlitas: en una presentación, al ser Juan Moreira atacado por la policía, un espectador subió a la platea con facón armado para defenderlo. Mientras que en otra oportunidad, ante la ausencia del actor que hacía de policía, se recurrió al comisario del pueblo para que actuara en la obra. Quien, tras varios ensayos, aceptó gustoso.

Luego de la división de la Compañia de los Hermanos Podestá, en 1897, Pepe se quedó en el Teatro Politeama Olimpo de La Plata donde pudo establecer la Compañía Cirsense Teatral, hoy conocido como el Teatro Coliseo Podestá.

Pepe Podestá trabajó hasta los 70 años junto a su familia, hijos y nietos, que conformaban la compañía teatral Podestá. Murió el 5 de marzo de 1937, en la casa contigua al teatro.