Día nacional del folklorista: 29 de mayo

La fecha del natalicio del santiagueño don Andrés Chazarreta, patriarca del folklore, fue instituida como Día Nacional del Folklorista, por Ley 26665 del Congreso Nacional.

Don Andrés Avelino Chazarreta nació en Santiago del Estero, capital de la provincia, el 29 de mayo de 1876 y murió en la misma ciudad el 24 de abril de 1960, después de cerrar el ciclo de una existencia fecunda en la que se mezclaron sus tareas de docente y una vida familiar llena de amor y paz, cuyo escenario fue siempre la vieja casona de la calle Mitre, convertida hoy en el Museo Folklórico que lleva su nombre. 
Fue el primer difusor de esta música argentina, que la llevó por todo el país desde 1906 con su Conjunto de Arte Nativo, y culminando con la histórica representación en el Teatro Politeama de Buenos Aires el 16 de marzo de 1921.

Cuando en 1911 se le negó el teatro Veinticinco de Mayo, porque el gobierno de Santiago del Estero consideró que dicho coliseo estaba destinado a que actuasen compañías de primer orden solamente, don Andrés convirtió el fracaso en su primer éxito, y, aunque dolorido por la negativa, presentó en una confitería céntrica a su Compañía de Arte Nativo del Norte Argentino, con notable auspicio popular.

Años más tarde deslumbraría a la gran ciudad portuaria desde el teatro Politeama con los temas que rezumaban los jugos espirituales de la tierra. Entretanto, desde 1916 van editándose, uno tras otro, los álbumes de música en donde zambas, gatos y chacareras comparten un lugar con la media caña, el pala pala, el marote, el remedio o los valsecitos y estilos criollos.

El mismo, decía: "En mis representaciones se verá la hermosa tradición de nuestra provincia y a la par de la música los bailarines interpretarán los distintos bailes criollos de antaño, que el tiempo va esfumando por una apatía incomprensible. Entiendo que es el momento oportuno de hacer revivir las tradiciones y presentar al mundo civilizado sus grandezas. Millares de argentinos mueren sin conocer la música tradicional creada por nuestros antepasados".

En los últimos años de su vida Andrés Chazarreta era considerado un verdadero patriarca del folklore argentino. Y al cabo de una vida dedicada a la difusión folklórica pudo anotar en su balance cincuenta años de actuación teatral, desde el debut en el Teatro Cervantes en 1906 hasta su despedida porteña en el teatro Casino el 11 de octubre de 1956.