Pablo Curatella Manes

Es el primer artista de vanguardia de nuestro arte y la síntesis es su característica principal, además de integrar sus obras al espacio.

Realizó una serie de maravillosas obras en la década del 20. Los Acróbatas, Ninfa Acostada, Idilio Criollo, Las Tres Gracias, El Acordeonista, El Guitarrista, El Hombre del Contrabajo son obras fundamentales de la escultura argentina.

Realizó menos de 80 obras y donó la mayoría de los yesos al Museo Nacional de Bellas Artes, con algunos cargos que no se han cumplido.
Es el escultor argentino más conocido y sus obras están en los principales museos del mundo. Su mercado está en Francia y en la Argentina, muy pocas obras aparecen a la venta, solamente unas tres por año, y menos de 100 bronces en los últimos 30 años.

Su obra más buscada es Los Acróbatas, que representa a un padre y un hijo rusos, de un circo que actuaba en París y que se conoce en cuatro tamaños, que van de una altura de 265 cm a 12 cm

Biografía

Durante su infancia sus juegos lo conducen a menudo al Museo de Bellas Artes, donde las obras precolombinas lo sorprenden en forma profunda.

Trabaja como tipógrafo en una imprenta pero luego de un grave accidente abandona este oficio. Asiste al taller de escultura de Arturo Dresco quién le enseña los secretos de este oficio y un modelado refinado.

Se radica su familia en Buenos Aires en 1916, y asiste a la Academia de Bellas Artes de donde es expulsado por rebelde.

Viaja becado a Italia y se radica dos años en Florencia y Roma Le parece más provechoso visitar la arquitectura, los museos y las iglesias de Europa que encerrarse en una academia. Abandona Italia y viaja por Inglaterra, Alemania, Austria, Bélgica, Holanda y Francia.

En 1914, tras la declaración de guerra vuelve a Buenos Aires y en 1916 abre en La Plata, abre una galería de arte el Salón de Otoño.

Su tercer viaje a Europa lo aleja de Argentina por treinta años ininterrumpidos

En 1933 Recibe el Segundo Premio Salón Nacional de Buenos Aires.

En 1939 fue designado oficial de negocios en la Embajada Argentina en Francia, Supervisó la repatriación de argentinos luego de la invasión nazi en Francia de 1940.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, supervisó la reapertura de la Embajada argentina, así como la reconstrucción de la casa del General José de San Martín en Boulogne-Sur-Mer

Continuó esculpiendo durante su labor diplomática, con pocos recursos durante la guerra; dibuja, realiza maquetas en plastilina, metal o cartón.

En 1949 dona 31 obras al gobierno argentino con el propósito de crear un museo de arte moderno (si embargo este acervo fue añadido a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes). Participa en la Maison de L’Unesco en la Exposición de Obras de Artistas Latinoamericanos.

Vuelve a la Argentina y asume la Dirección General de Cultura en la Cancillería. Comienza a realizar las esculturas que habían permanecido como bocetos durante muchos años

Organiza la Exposición de Arte Contemporáneo Argentino, presentada más tarde en Chile, Perú y Ecuador.

En 1958 Recibe un nuevo destino en la Embajada Argentina en Bélgica. Es Comisario adjunto del Pabellón Argentino en la Feria Internacional de Bruselas y Vicepresidente del Gran Jurado de las Artes Plástica

Una grave enfermedad lo traerá nuevamente a Buenos Aires donde fallece el 14 de noviembre