Esculturas en el Centro Cultural Islas Malvinas

Quedó inaugurada en el Centro Cultural de 19 y 51, la muestra de esculturas de Rubén Golberg y Tito Ingenieri, se podrá visitar hasta el domingo 8 de octubre con entrada libre y gratuita de 10 a 21hs.

“Así como  los sueños, el arte representa una idea por medio de una imagen plástica, rompe los lazos lógicos, trabaja con fragmentos, se convierte en lo más alejado y lo más cercano de aquello irrepresentable hacia lo que se dirige” dice Rubén Goldberg.

Sus esculturas, para las que utiliza en ocasiones una fotografía a modo de epígrafe, “intentan representar fronteras de la condición humana, allí donde - parafraseando a Borges – el sueño humano que vira a la pesadilla, es una grieta del infierno”.

Ruben Adolfo Tito Ingenieri, por su parte, hace suyas las palabras de Antonín  Artaud: “No concibo la obra al margen de la vida”, mientras habita en su propia creación, una casa construida enteramente de botellas de vidrio en la ribera de Quilmes.

Sus esculturas permiten desde esa anarquía profunda a la que se refiere el poeta citado, reinventar con objetos que el mercado desecha, sus seres mitológicos,  personajes literarios y otros objetos que reflejan su propuesta: “No me considero un artista, sino un obrero del arte, porque el arte es transformar, sorprender y crear. No hay arte sin trabajo. Convertir y reformar algo que para algunos no tiene valor en algo valioso, es arte. La casa botella es una de mis grandes composiciones”.

Ingenieri ha realizado exposiciones en el Museo de Artes visuales de Quilmes, UNQUI, El Gato Viejo en lo de su amigo Regazzoni, y en diversas provincias de la Argentina.

Entre obras creadas para espacios públicos realizó en el Torreón del Monje (Mar del Plata) figuras de más de 1500 kg. El San Jorge para el Círculo médico de Quilmes. Las desventuras del Quijote para la casa de Cervantes en España, el Cristo para la capilla Sixtina en Italia y el homenaje al "Che" en Cuba.